En diciembre de 2012 entraron en vigor las reformas a la ley federal del trabajo (LFT). Un rubro de la reforma poco divulgado y con repercusiones importantes para los patrones es el incremento a las multas por incumplimiento a las disposiciones laborales de las condi- ciones de trabajo y en materia de capacitación, adiestramiento y productividad. Asimismo, en lo que concierne a la seguridad, salud y medio ambiente de trabajo.

El reglamento federal de seguridad y salud en el trabajo (que abrogó al no tan antiguo reglamento federal de seguridad, higiene y medio ambiente de trabajo de 1997); vigente a partir del 13 de febrero de 2015, está dotado de un énfasis preventivo estableciendo obligaciones específicas a los patrones a fin de garantizar en los centros de trabajo un entorno libre de riesgos a la vida y a la salud de los trabajadores. Se exige al patrón, entre otras obligaciones, contar con un Diagnóstico de Seguridad y salud en el trabajo, así como tener los estudios y análisis de riesgos. El primero dará origen a la integración de un programa de seguridad y salud en el trabajo.

Del reglamento, a través de disposiciones generales, se desprende la materia de la mayoría de las normas oficiales mexicanas existentes; en tanto que las restantes están en proceso de elaboración por parte de la secretaría del trabajo y previsión social observando la normatividad federal sobre metrología y normalización.

El objetivo de las normas consiste en evitar riesgos que comprometan la vida, integridad física o salud de los trabajadores, así como impedir cambios adversos y sustanciales en el ambiente laboral que afecten en el presente o en el futuro la seguridad y salud de los trabajadores, o puedan ocasionar daños a las instalaciones, maquinaria, equipos y materiales de los centros de trabajo.

El Reglamento en su título tercero, en los cuatro capítulos que lo integran, a través de disposiciones generales en el trabajo aborda la Seguridad, salud, organización y disposiciones especializadas; vinculándose con las normas oficiales mexicanas que abajo se enlistan:

Del aumento de multas es indispensable conocer que:

  • Las sanciones pecuniarias serán impuestas en días del salario mínimo general vigente (SMGV) para el Distrito Federal que al cierre de la edición es de $67.29. Es decir, se aplica como medida el salario mínimo más alto sin importar el área geográfica donde haya ocurrido la infracción.
  • Aumento del piso y techo de las sanciones pecuniarias. Antes eran de 15 a 315 días de SMGV. Con la reforma, van de los 50 hasta los 5000 días de SMGV por infracción, es decir, de los $3,364.50 a los $336,450.00 pesos mexicanos.
  • Hay un efecto exponencial. La multa se aplicará por infracción y se verá incrementada en un tanto por cada trabajador afectado.

Supongamos que la empresa “X” (con 100 empleados) fue objeto de una inspección laboral en la que se detectó, entre otras infracciones, que el procedimiento para el reparto de utilidades no se realizó con apego a la LFT. De acuerdo con el artículo 994, fracción II, la sanción será de 250 a 5000 veces el SMGV, y la sanción está impuesta sobre la base inferior de los 250 días, es decir, $16,822.50.

Al aplicar el efecto exponencial se multiplicará por 100, en razón de los trabajadores afectados. En consecuencia, la multa será de 1 millón 682 mil 250 pesos, y así sucesivamente en el resto de violaciones que arroje la inspección; lo anterior sin que obste para hacer frente a las consecuencias por incumplimientos a otras disposiciones contenidas en leyes relacionadas, como sería el caso de los enteros al Instituto Mexicano del Seguro Social.

Publicación en PDF

Revista Amedirh, Creando valor RH - Mayo 2014